Miércoles 3 de julio de 2019 | Matutina Familiar | Telas de araña

Miércoles 3 de julio de 2019 | Matutina Familiar | Telas de araña

«Te has enredado con las palabras de tu boca y has quedado atrapado en los dichos de tus labios» Proverbios 6:2

Nunca digas algo que necesite ser explicado. Las palabras sabias son claras, cristalinas y verdaderas. La mentira es como una tela de araña. Cuanto más intentas salir de ella, más preso quedas. Cuanto más explicas, más complicas.

La palabra es una de las mayores bendiciones del ser humano. Es el mayor y mejor instrumento de comunicación. A través de ella tú puedes dar a conocer los sentimientos más nobles o más bajos. Con la palabra tú construyes, diseñas y escribes los cuadros más bellos. Con ella también traicionas, desfiguras y engañas.

En el versículo de hoy, el sabio Salomón presenta la palabra como instrumento de opresión. Irónico como pueda parecer, la víctima es el mismo dueño de la palabra. El otro día leí la noticia de un niño de dos años que murió asfixiado con una bolsa de plástico. Me duele solo imaginar a aquella criatura queriendo sacar la cabeza, desesperada, tratando de respirar, mientras el plástico penetraba cada vez más en sus narices. El proverbio de hoy transfiere esta situación a la persona que habla sin pensar. Se asfixia en sus propias palabras. Se enreda, queda presa. La persona que miente, lo hace porque se siente insegura. Finge ser lo que no es. Pinta cuadros irreales, describe situaciones ficticias. Esconde la verdad por miedo. En realidad, no se acepta tal como es.

Cuando Jesús le dijo a la samaritana: «Ve, llama a tu marido, y ven acá», recibió como respuesta: «No tengo marido». Mentira. Tenía marido. Pero Jesús crea un clima de amor y seguridad para que ella abra el corazón. «Bien has dicho», afirma el Maestro (Juan 4: 16-18). Él mira dentro de ella, mira su mundo lleno de sombras, inseguridades y temores. Jesús está siempre dispuesto a encaminar a las personas por la senda de la verdad, porque ese es el único camino de libertad y paz.

A partir de aquel momento, la samaritana ya no necesitaba mentir. Estaba libre. Ya no era prisionera de sus mentiras, sus medias verdades o simplemente de sus silencios.

Encontrar a Jesús es encontrar la seguridad y la libertad. La vida se hace cristalina y las palabras transparentes. Recuerda el consejo del sabio: «Te has enredado con las palabras de tu boca y has quedado atrapado en los dichos de tus labios»

Recuerda a darle “ME GUSTA” a nuestras páginas de Facebook RADIO SOLDADOS DE CRISTO y RENOVANDO MI PACTO CON JESÚS CADA MAÑANA.

¡Que Dios te bendiga y hasta mañana!

#RadioSoldadosDeCristo

#RenovandoMiPactoConJesúsCadaMañana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *